ACTOS EN HONOR DE NTRA. SRA. SANTA MARIA DEL ALCAZAR

ACTOS CONMEMORATIVOS DE LA LIBERACIÓN DEL ALCÁZAR

Con motivo de cumplirse el 81º aniversario de la liberación de ciudad imperial y de su Alcázar, la Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar de Toledo, celebró una serie de actos que se desarrollaron durante los días 28, 29 30 de septiembre y 1 de octubre en la capital toledana.
La Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar, fue establecida en Agosto de 1936 y erigida canónicamente por Decreto del Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Gregorio Modrego Casaus, Obispo titular de Ezani, Vicario General del Arzobispado de Toledo, con mandato especial del Emmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Isidro Gomá y Tomás, Cardenal Arzobispo de Toledo, Primado de España, de fecha 7 de Diciembre de 1936, en la Santa Iglesia de la Catedral Primada de Toledo.
La Hermandad responde al propósito firme concebido durante el asedio del Alcázar de Toledo, de mantener siempre vivos los lazos de fraternidad cristiana y el espíritu patriótico que reinó en aquellas gloriosas jornadas, y tiene como uno de sus fines específicos de rendir culto y homenaje a María Santísima en la imagen de la Inmaculada, conservada en los muros de la fortaleza toledana, así como procurar protección y socorro de las necesidades, espirituales y materiales, de cuantos convivieron en aquellos momentos en el Alcázar, sus huérfanos y demás sucesores, y en general de todos los hermanos que la constituyan
Desde su fundación, esta hermandad agrupó en su seno a los defensores del Alcázar de Toledo que, por espacio de setenta días y bajo el mando del coronel D. José Moscardó Ituarte, resistieron el feroz asedio a que fueron sometidos por el gobierno frentepopulista de la II República, desde el 21 de Julio hasta el 28 de septiembre de 1936 en que la ciudad y la fortaleza fueron liberadas por las tropas nacionales al mando del General Franco.
Con el paso del tiempo, la Hermandad ha venido incorporando a los descendientes de aquellos heroicos soldados y a cuantos comparten el espíritu fundacional de ésta.

SOLEMNE TRIDUO

Los actos se iniciaron con un solemne triduo en honor de la titular de la hermandad que tuvo lugar en la catedral primada y que, sucesivamente, fue oficiado por el Excmo y Rvdmo. Sr. Arzobispo D. Braulio Rodríguez Plaza, así como por el Capellán Castrense, Rvdo. D. José Luis Sánchez Vázquez y el Deán-Presidente del Excmo. Cabildo Catedralicio, Ilmo. Mons. D. Juan Miguel Ferrer.
De igual modo se sucedieron ofrendas florales por parte de las Damas de La Inmaculada, Veteranos de los Ejércitos y Guardia Civil, y de la propia Hermandad.

HERMANAMIENTO CON LA HDAD. DE LA VIRGEN DEL ALCÁZAR DE BAEZA (JAÉN).

En el marco de estas celebraciones se desarrolló, asimismo, el acto de hermanamiento entre la hermandad toledana y su homónima de la ciudad jienense de Baeza, ratificado por las juntas de gobierno de ambas corporaciones cofrades, presididas, la de Toledo, por D. Ricardo Alba Benayas y la baezana por Dª Pilar Torres López.

PROCESIÓN DE LA VIRGEN DEL ALCAZAR

El último día del Triduo, la imagen de la Santísima Virgen, que se venera en la catedral primada, fue trasladada procesionalmente desde el templo catedralicio hasta el Alcázar, rodeada del fervor de hermanos y devotos.
El cortejo procesional lo integraron sendas presidencias: la religiosa encabezada por el Deán del Cabildo catedralicio y por el Consiliario de la hermandad toledana, Rvdo. D. Santiago Calvo Valencia, acompañado de varios sacerdotes, y la civil conformada por las juntas directivas de las hermandades de Toledo y Baeza, así como una representación de la Hdad. de Veteranos de los Ejércitos y de la Guardia Civil
A su llegada a la fortaleza, tras el canto de la Salve, y a los acordes del Himno Nacional, entró la Virgen en el Alcázar, y allí permanecería hasta el día siguiente.

SANTA MISA

En el incomparable marco del patio de armas de la fortaleza, en cuyo centro se yergue la estatua del Emperador Carlos I, y a los pies de la Santísima Virgen, se celebró la Santa Misa en horas de la mañana, oficiada por el Consiliario de la Hermandad Rvdo. D. Santiago Calvo Valencia. Antes del Ofertorio, se procedió a la bendición e imposición de medallas a los nuevos hermanos. Tras la Consagración la banda de música que acompañó los distintos actos interpretó el Himno Nacional. Concluida la celebración eucarística, se cantaron los himnos de la Guardia Civil y de Infantería.

HOMENAJE A LOS CAÍDOS

En la cripta de la fortaleza, que alberga los restos mortales de los defensores del sitio, y sobre la tumba donde reposan los del General Moscardó, se depositó una corona de laurel para rendir homenaje a los bravos defensores del Alcázar. Tras un responso oficiado por el Consiliario de la Hermandad, se cantó el himno “La muerte no es el final”.

REGRESO DE LA VIRGEN A LA CATEDRAL PRIMADA.

Seguidamente la Virgen del Alcázar fue traslada en procesión desde la fortaleza hasta la Catedral Primada donde se cantó la Salve de despedida.

ALMUERZO DE HERMANDAD

El tradicional almuerzo de hermandad puso fin a estas jornadas pletóricas de fe y patriotismo. Ocuparon la presidencia del acto Ricardo Alba, Presidente de la Hermandad; el Consiliario, D. Santiago Calvo; el Conde del Alcázar de Toledo, Coronel de Infantería D. José Luis Moscardó Morales-Vara del Rey y el Vicepresidente de la Hermandad, Coronel D. José María Dorda.
Hay que destacar, asimismo, la asistencia a estos actos de una numerosa comitiva de la Hermandad de Ntra. Sra. del Alcázar de Baeza (Jaén), hermanada con la de Toledo y amigos de Málaga con Juan León al frente.
El Himno del Alcázar coreado por todos los presentes sirvió de colofón a los actos celebrados en honor de Nuestra Señora, con el propósito de un próximo reencuentro ante la bendita imagen de la Reina de los Cielos.